Latest Entries »

Banyan tree tableta de esbozo

http://vimeo.com/19682455

Este documental es el estandarte de este blog. No puedo dejar pasar ni un solo comentario, salvo la presentación, sin hacer la heroica y pertinente mención. ¡Tenéis que verlo sin falta!.

Aunque mi abuelito, ingeniero industrial de alto rango en su época, ya decía que antes las cosas se hacías mejor, argumentos más modernos lograros que yo creyera que “cuando los mayores dicen eso lo hacen para presumir de que su generación era mejor” o que sencillamente el paso de los años había atorado su capacidad para criticar estos tiempos actuales, tan cambiantes y “modernos”…

Claro, este planteamiento, muy extendido en la etapa adulta del subconsciente de la actual generación, se basa en la prepotencia humana, siempre desafiando su propia historia. Sin embargo, y como una ley física, el hombre repite errores una y otra vez.

Sin embargo, las empresas decidieron que debían defender sus intereses mediante el método de coleccionar defectos conocidos en los productos, para controlar de esta manera que sus características no permitan una experiencia de usuario satisfactoria y seria. Y lejos de alcanzar una satisfacción futura, tratamos de volver adquirir un producto “superior” que practicamente se ha subio al tren de la “innovación comercial” por los pelos y que por lo tanto, en menos de dos años, está siendo apilado en un vertedero… llevándose por delante nuestra satisfacción, tiempo, dinero y en definitiva, esfuerzos… y mientras unos bolsillos se llenan mucho haciendo trampas, los desprotegidos usuarios, vacían cada año sus bolsillos para comprarse productos de consumo considerados “lujos” con una garantía limitadísima y una responsabilidad del fabricante absolútamente insultante…

Y con la tontería estamos cada vez más cerca de que todos los productos relacionados con un mercado tengan exáctamente las mismas limitaciones entre si, impidiéndonos la libertad de elegir entre las libres alternativas disponibles.

Así que al final, me quedo con el planteamiento de mi abuelo y busco siempre la mejor relación calidad precio a ultranza, porque no me da la gana regalarle dinero a nadie que intente estafarme, sabiendo que estoy, como todos, en inferioridad.

¡Hola obsoletos!

Estimados bloggers:

Este es mi primer comentario y quiero saludar a toda persona que aterrice en estas ĺíneas :). De momento lo he llamado “nacer obsoleto” debido a que, cada vez más, se diseñan productos para que, inmediatamente después de haberlos pagado, ya sean obsoletos. De esta manera, nosotros mismos nacemos y crecemos en un mundo insatisfactoriamente obsoleto en el que constantemente se incorporan nuevos productos, a su vez obsoletos de fábrica, que tampoco van a satisfacer la cadena de acontecimientos planteada, y “Todo por la pasta”, como se llamaba el programa de la tele.

Los principales motivos que me han traído hasta aquí son la estafa de la obsolescencia, el sopor que me provoca el marketing engañoso y la soga de las patentes, así como las patéticas consecuencias que estas prácticas deleznables tienen para el público general, el medioambiente y desde luego para mi sensibilidad y sentido de la justicia.

Son algunas de las cosas más detestables que he conocido en la vida y desde mi humilde punto de vista, es uno de los mayores problemas que tiene la humanidad para avanzar de forma verdadera y por lo tanto debe sucumbir. No solo de cara a la crisis, sino de cara a la crisis de sentido común en la que llevamos muchas décadas inmersos y que no tiene ninguna pinta de remisión.

Desde el más cotidiano hasta el más lujoso y caro producto que uno adquiere tienen un estigma, una fecha de caducidad meticulosamente calculada que atenta contra el sentido común y por lo tanto contra los derechos de los consumidores. Este procedimiento comercial y “óptimo” provoca, además, el caos sociológico, a causa de las ideas enfrentadas que no son tales, sinó la falta de un criterio que nos permita pensar en grupo de una forma objetiva y común, como ellos han tramado que suceda.

Es bien conocido que las cosas que compramos tienen una vida útil relativa entre insuficiente e insultante y da la falsa sensación de que “caducan” o de que somos unos “manazas” y tenemos la culpa de que termine su vida útil…

En este blog pretendo demostrar con cada comentario que eso NO es así. Es mucho más complejo y delicado, y detrás de todo este circo apenas se esconde, a estas alturas, la mafia neoliberal más grande y arraigada que existe en el planeta y que por desgracia es el pan nuestro de cada día y es visible. Nos han amaestrado para no ver o nos ciegan con fogonazos.

¡Hasta el próximo post, obsoletos! 😉